miércoles, 7 de julio de 2010

Español reclama su esposa dominicana

MADRID. (elmundo.es). Jorge Javier Ríos se reía de la gente que se enamoraba por Internet, hasta que, un buen día, le tocó el turno a él. Durante casi un año, estuvo chateando y comunicándose por webcam con Dulce Elorida Ventura y en diciembre de 2008 decidió saltar el charco y plantarse en República Dominicana para conocerla personalmente.

La cosa funcionó -"había mucha química, la química rebosaba por los rincones", relata Jorge- y se casaron en agosto de 2009 en San Francisco de Macoris. Todo iba sobre ruedas hasta que su amor se dio de bruces con la férrea burocracia. Cuando intentó validar su matrimonio en España, el Gobierno cortó en seco las alas de Cupido.

El cónsul de España en Santo Domingo, Manuel Hernández, no se creyó su historia de amor y le denegó la solicitud de inscripción de matrimonio en el Registro Civil. El representante diplomático alegó la "inexistencia de relaciones previas" y también que había "serias dudas de que ambos contrayentes fueran a convivir como pareja, una vez que la ciudadana dominicana se encuentre en España".

Es más, en el escrito de denegación, el cónsul argumentó que se trataba "de un negocio jurídico simulado, posiblemente con finalidad económica o migratoria de carácter irregular".

A pesar de este jarro de agua fría, Jorge Javier Ríos no está dispuesto a que le metan en el saco de los matrimonios de conveniencia y piensa luchar por su relación hasta el final. "Se está cometiendo una injusticia con nosotros. No sé en qué se basan para denegarnos el matrimonio, porque yo conviví durante cinco meses con mi esposa. En el Consulado, a mi mujer le trataron fatal dando por hecho que era un 'cuerito' dominicano (prostituta), cuando ella es profesora", se queja indignado este asturiano, de 36 años.

Jorge Javier no está sólo. Son muchos los proyectos de vida truncados, las relaciones de ida y vuelta, las parejas desperdigadas en un eterno compás de espera. Casados en los países de origen pero solteros en España, en un continuo sin vivir ante la imposibilidad de que su pareja pueda viajar a nuestro país.

Para combatir esta situación, han creado la Asociación Proderechos de Parejas a Distancia con el objetivo de "defender que cada uno es libre de decidir con quien se quiere casar" y para decir bien alto que "nadie tiene la potestad de separar a las parejas porque esto atenta contra la dignidad humana".

"En el Consulado me preguntaron hasta el color de las bragas que llevaba mi mujer""Claro que hay muchos matrimonios de conveniencia, pero se hacen en España. Hubiese sido mucho más fácil traerme a mi mujer aquí de manera ilegal y casarme con ella. Pero nosotros queríamos hacer las cosas bien y de manera legal", explica José Ramón Martínez, otro de los afectados, que no dudó en irse a Colombia para convivir con su mujer.

Según los datos del Ministerio de Justicia, desde enero de 2009 hasta junio de este año, de los 3.157 recursos que se presentaron contra la denegación de matrimonios mixtos, tan sólo 430 fueron estimados, mientras que 2.396 se rechazaron y el resto se está tramitando en la actualidad.

El propio cónsul de República Dominicana ha reconocido en los medios locales que deniegan la inscripción en el registro del 70% de los matrimonios y lo justifica en que "determinadas mafias han elegido la vía del matrimonio para que la gente pueda establecerse en España de manera legal y ha habido una avalancha descomunal de gente en este aspecto".

Son muchos los que, como Nerea, se quejan de que presentan una batería de pruebas en los consulados para acreditar su relación -como recibos de teléfono, fotos o envíos de dinero- y el Consulado no se las admite. Pero, paradójicamente, luego no les inscriben el mAtrimonio por falta de pruebas.

Preguntas que vulneran la intimidad

"Es una vergüenza. Me parece injusto. Nosotros somos los grandes olvidados y estamos pagando la lucha contra las mafias. Presentas muchísimas pruebas de tu relación, pero no las aceptan, pero luego dicen que te deniegan la inscripción por escasez de pruebas", se lamenta Nerea, que quiere quedarse embarazada cuanto antes, pero su relación a distancia no se lo permite.

Marimar y Daniel lo lograron. El Consulado les validó el matrimonio y él ya está en EspañaTambién critican los interminables cuestionarios que tienen que responder en los consulados, que, a su juicio, traspasan con creces la intimidad de la pareja.

"Me sometieron a un cuestionario de más de 200 preguntas. Estuve dos horas y media en el Consulado con preguntas que vulneran el derecho a la intimidad de la pareja. Hasta de qué color llevaba las bragas mi mujer. Yo le diría al Gobierno que no se base en una sola entrevista sino en pruebas y en hechos. La gente que nos casamos por amor demostramos que realmente queremos estar con nuestras parejas", asevera otro español casado con una dominicana, que no quiere desvelar su intimidad porque su expediente está todavía en tratamiento.

No todo son fracasos. Algunas parejas lo consiguen, como Marimar y Daniel. Después de casi dos años y de sortear todo tipo de obstáculos, Daniel, de nacionalidad dominicana, ha logrado viajar a España como esposo de Marimar.

"Fue muy difícil. Mi familia no me apoyó. Pensaba lo que piensa todo el mundo: que él sólo quería los 'papeles' y, por eso, no fueron a mi boda. En el Consulado no te sientes persona. A él incluso le preguntaron que qué tal era yo en la cama y le revisaron hasta el correo electrónico. Al final, te pierdes lo más bonito del matrimonio", relata con amargura Marimar.

Su historia tiene un final feliz. Pero muchas otras parejas s e quedan en el camino y no logran salir a flote ante tantos trámites burocráticos o ante los enormes costes económicos de las idas y venidas. "A mí me da igual que sea dominicana o extremeña. Nos casamos porque estábamos enamorados. Si el Gobierno se empecina en su error me tendré que ir a vivir a República Dominicana", explica Jorge Javier Ríos con determinación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario