miércoles, 23 de febrero de 2011

Fiasco: Acroarte no entrega las medallas, se hace show para la TV

Los artistas van a la Gala de Nominaciones, pero se llevan la sorpresa de que no lo presentaron en el escenario

El Casandrita fue un fiasco, una gala en la que los artistas no se vieron en televisión ni recibieron sus medallas durante la ceremonia.

René Brea, Acroarte y Cervecería solo pensaron en un show para la televisión, muy bonito por cierto.

La esencia del evento, que es entregar las medallas, fue alterada, distorsionada, cambiada por un show televisivo (Telesistema es el canal oficial de los premios).

Como hacía mucho no sucedia, los artistas acudieron en masa. Incluso, se dificultaron los espacios habituales para las entrevistas. Pero el objetivo no se alcanzó a plenitud.

Las figuras preguntaban dónde está mi medalla, dónde la busco... Andaban desorientadas en busca de la medalla perdida.

Al equipo de producción se le fue de las manos también en el show para la sala en el hotel Jaragua.

El ensayo de entrega de medallas de los periodistas a los nominados se hizo un día antes, pero en la realidad no pasó nada de lo planificado y la entrega fue virtual.

La anunciada entrega que hacían los conductores de que determinados peridiodistas entregaban medallas en la realidad no se dio. Los comunicadores, sentados en sus mesas, escuchaban sus nombres como si le enviaran un saludo en la televisión.

"Honestamente nos quedamos sentados esperando que nos llamaran y en mi mesa nadie estuvo conforme en la manera como se hizo", dijo a MasVip uno de los artistas.

René Brea recibió una medalla de inconformidad general. Se ve como un error que solo se haya permitido que subieran al escenario los homenajeados: el empresario radial José Lluberes, al cantante Omar Franco, al músico típico Tomás Santana de la Cruz, al empresario Félix Cabrera, a los cronistas de arte reconocidos por su trayectoria y Felipe Polanco, cuya ceremonia estaba dedicada a él por sus 37 años en el humor.

La mayoría de los artistas nominados recibieron sus medallas previo al acto, en muchos de los casos grabados en distintos escenarios y en dìas anteriores a la gala.

Los periodistas reconocidos tampoco pudieron recibir con cierto decoro sus placas.

Carmen Heredia, Emelyn Baldera, Yenny Polanco Lovera, Gladializa Pereyra y Juan Carlos Jiménez recibieron un "todos juntos", a la carrera, para agilizar la ceremonia porque en la televisión el tiempo es oro.

Si se pensó en la televisión pudo organizarse un programa diferido, editado, que no necesariamente fuera en vivo.

Entre los puntos positivos estuvo la escenografía. Por televisión se vio con mejor aspecto que en años anteriores.

La participación de artistas como Maron también fue bien recibida por los televidentes.

En tiempo también se ganó lo suficiente, pues la ceremonia no llegó a las tres horas cuando en los anteriores Casandritas pasaban de cuatro.

Cabe anotar que también en años anteriores había quejas por lo tedioso y largo del acto, pero debe buscarse la manera de que se haga con más agilidad sin que pierda que cada nominado reciba su medalla en el escenario

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESCUCHAS LA MEGAESTACION RD