lunes, 20 de febrero de 2017

Despiden a un grupo de trabajadores que se unió a la protesta del 'Día sin inmigrantes'



(CNN) - Jim Serowski dijo que sus empleados le dijeron que no planeaban asistir al trabajo el pasado jueves para participar del 'Día sin inmigrantes', un movimiento nacional en el que protestaban por las reformas inmigratorias del presidente Donald Trump y en el que se destacaron las contribuciones de la comunidad de inmigrantes al país.

Serowski, fundador de JVS Masonry en Commerce City, Colorado, dijo que su mensaje para ellos fue claro e inquebrantable.

“Si van a defender lo que creen, tendrán que estar dispuestos a pagar el precio”, afirma que les dijo.

Como lo prometió, cuando su encargado y otros 30 albañiles no asistieron al trabajo, él los despidió sin remordimientos.

Serowski insistió en que nada tiene que ver con política, sino con negocios.

“Defiendo lo que creo. No hice nada malo”, dijo en una entrevista telefónica este domingo. “A ellos se les advirtió, ‘si hacen esto están afectando a la compañía, y si van contra el equipo entonces no son miembros del equipo’”.

LEE: Varios negocios se sumaron al "Día sin inmigrantes" en EE.UU.

Mientras que el presidente de Estados Unidos Donald Trump sigue con duras posturas sobre inmigración, muchas personas no asistieron a su trabajo el pasado jueves y algunos negocios estuvieron cerrados para mostrar qué tanto los inmigrantes contribuyen con la economía de la nación.

Otros, incluido Serowski, respondieron con cartas de despido a los empleados que se tomaron el día libre.

Su encargado le dijo a la afiliada de CNN, KDVR, que era importante para él y sus trabajadores unirse a la protesta. Algunos de sus trabajadores de albañilería tienen familiares que tienen miedo de dejar sus casas por temor a que puedan ser arrestados o deportados, dice.

Pero Serowski dijo que fue una bofetada para la gente como él que ha apoyado por tanto tiempo la labor de los inmigrantes. Él ha conocido a muchos de sus empleados por cerca de dos décadas, asegurándose de pagarles cuando no tenía trabajo que ofrecerles.

“He ido más allá por esta gente”, dice él, claramente consternado. “Nadie me va a decir cómo dirigir mi empresa”.

Bill McNally, propietario de 'I Don’t Care Bar and Grill' en Catoosa, Oklahoma, dijo que sus 12 cocineros no le avisaron que planeaban participar en la protesta. Ellos ni siquiera lo llamaron para decir que no iban a ir.

Entonces, dice él, los despidió como cualquier otra persona que no se presente en el trabajo.

“Estoy de su lado, pero tenemos reglas en el I Don't Care Bar and Grill. Si vas a llegar tarde, llama. Si no vas a venir a trabajar, nos llamas. Ese es el estilo estadounidense”, dijo.

Seis de los inmigrantes hispanos despedidos le dijeron a la afiliada de CNN KTUL que sintieron que fueron despedidos injustamente. Ellos querían solidarizarse con otros inmigrantes pero no pensaron en que eso les costaría sus trabajos, un traductor del grupo le dijo a KTUL.

Bajo la ley laboral de Estados Unidos, los trabajadores pueden ser despedidos sin razón alguna o sin aviso previo.

McNally también insistió que su decisión no tuvo nada que ver con política. Él sabía sobre las protestas y dijo que él hubiera cerrado el restaurante en solidaridad.

Entonces, ¿por qué los despidió?

“Ellos se olvidaron de las otras 50 personas que trabajan aquí”, dijo. “Si los cocineros no se aparecen, entonces los meseros no tienen trabajo y los clientes no pueden comer”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada