miércoles, 1 de febrero de 2017

Pastor de Florida escapa desnudo al ser sorprendido en la cama con una mujer casada

El pastor Jermaine O. Simmons

O. Jermaine Simmons, líder de la congregación de Jacob Chapel, en la ciudad de Tallahassee, al norte de la Florida, tuvo que huir desnudo, cuando fue sorprendido teniendo relaciones sexuales con una mujer asidua a su parroquia.

Todo sucedió cuando Benjamin Stephens III regresó antes de tiempo a su casa y encontró al pastor de su iglesia, de 37 años, con su mujer, Claynisha Stephens, de 34 años, en la habitación y la cama de su hija mayor.

De acuerdo con un reporte del diario Tallahasse Democrat y por todo lo que ha circulado en las redes sociales, Stephens fue llamado por la escuela de su hijo de seis años para que recogiera al menor, que estaba enfermo.


Según se supo, la institución educativa había infructuosamente intentado localizar a la madre del menor, quien al parecer en ese momento ya se encontraba en la cama con Simmons.

Fue entonces que este suceso cobró peligro y notoriedad, cuando el marido engañado se dirigió a otra habitación para tomar un arma de fuego.

“Voy a matarlo”, gritaba el infortunado esposo.

Aterrorizada, la mujer llamó a la policía local para alertarla de que su marido se encontraba víctima de la ira y con una pistola en la mano. Minutos más tarde, las autoridades se personaron en los apartamentos de Sienna Square en Capital Circle Northeast.

En medio de todo el altercado, Claynisha Stephens le había rogado a su esposo que no matara a su amante delante de su hijo. Ambos cónyuges llevan siete años de casados y tienen dos hijos.


Pero para entonces, el pastor ya había huido sin ropa ninguna y se había parapetado detrás de una cerca, al tiempo que Stephens había recogido toda su ropa, su billetera y hasta las llaves de su auto, y lo amenazaba con contarlo a todo el mundo en esa atractiva y peligrosa red social que se hace llamar Facebook.

Tras un periodo de negociaciones entre la policía y el esposo iracundo y traicionado, este devolvió todas las pertenencias del doblemente célebre pastor religioso, y entregó en mano propia su arma a Dale Landry, presidente de la oficina local de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el reporte policial, la mujer había contado que Simmons había pasado por su casa para conversar sobre la apertura de un negocio, además de para recoger ropa y zapatos destinados a los niños de familias desfavorecidas.

Este argumento se convirtió en humo cuando ella admitió que conoce a Simmons desde 2014, pero que desde el pasado mes de octubre habían iniciado una relación a escondidas. Simmons también es casado y tiene un hijo pequeño.

"Estoy sufriendo porque te he lastimado", expresó Simmons en su sermón del domingo 22 de enero. "No puedo hablar con personas de fuera. No soy el pastor de Tallahassee. No soy el pastor de la Florida. Soy el pastor de la capilla de Jacob. Me duele que tengan que defender mis acciones. No pueden defender el pecado”.

Como nunca hubo amenaza ni violencia del marido a su mujer, esta no quiso interponer una demanda ante las autoridades. El pastor sorprendido en cama ajena también prefirió por no cursar acusación alguna.

Por su parte, el fiscal federal Jack Campbell declaró que todo quedaría ahí, como protección de los “intereses de todos los involucrados".
Este incidente ha tenido lugar en la misma semana en que el pastor O.

Jermaine Simmons celebraba sus once años a la cabeza de la congregación de Jacob Chapel con la presentación de su primer libro, “Necesito un hombre”, en el cual, partiendo de las Sagradas Escrituras, se propone una visión diferente de la masculinidad, se habla de la necesidad de ser un hombre piadoso y se insta a los varones a involucrarse en un diálogo honesto con sus triunfos y sus luchas.

Este escándalo que implica a Simmons ha cobrado notoriedad a través de las redes sociales, toda vez que este pastor constituye una persona bien conocida en la capital del estado por su labor en la atención a los desfavorecidos y a los estudiantes universitarios.

Simmons también ha laborado para sostener un refugio nocturno para aquellos que no tienen hogar, así como organizador del el Back to School Bash, un evento anual que regala útiles escolares a no pocos menores sin recursos de la ciudad de Tallahassee.

Un video de sus más recientes palabras en público, supuestamente humillado ante su rebaño de fieles, ha circulado con fuerza en YouTube.


"Lo que quiero de Dios, ya lo he recibido: es su perdón", declaró Simmons en su discurso del domingo tras asegurar que no abandonaría su fe y su labor en Jacob Chapel.

"Lo que estoy pidiendo a nuestros miembros son sus oraciones y su perdón", concluyó este pastor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario