jueves, 16 de marzo de 2017

¡Ah bueno!, el árbitro desciende de boricuas


Aunque las redes sociales, en muchos casos, se comportan como los camiones compactadores de los ayuntamientos, que recogen y transportan mucha basura, en ocasiones sirven para desentrañar cosas a las cuales la prensa formal no le llega.

Los cibernautas son una especie de Nuria Piera investigando, buscando aristas y detalles de situaciones.

Precisamente, la gente se puso a buscar la razón por la cual Litle Max Little lll, el árbitro de home del partido de República Dominicana y Puerto Rico, el el Clásico Mundial de Beisbol 2017, que se dedicó a cantar  pitcheos malos como buenos para perjudicar al equipo nuestro, y ¡Eureka!, hicieron diana.

Descubrieron en su perfil de Facebook que el tipo es de origen puertorriqueño, de lo cual dice sentirse muy orgulloso.

Tuvo la gente que dedicarse a urgar en la internet  para descubrir algo que ni siquiera los cronistas deportivos acreditados hacen, porque ven esto como "chismes".

Pero esos "chismosos" descubrieron el por qué de las cosas, con el muy bandido este…

Lo extraño es que, como se ha determinado, un tipo que gana al año 350 mil dólares como árbitro de las Grandes Ligas, cometa la ligereza y la torpeza de arriesgar ese sueldazo, sabiendo que todas esas malas decisiones adoptadas, son reportadas y se hacen del  conocimiento de MLB, que fiscaliza en todos sus detalles el comportamiento de ellos.

No es como aquí, que la corrupción y la impunidad lo permea todo.

Así que este "bori", puesto al descubierto y desnudado por las redes sociales, en un comportamiento tan mostrenco en favor de su gente, la puede pasar muy mal.

Hay esperanzas…

Echa tu bocanada y déjame el cabo…

Publicado por Joseph Caceres

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada