miércoles, 29 de marzo de 2017

Atribuyen a la división grupal que el PLD siga de brazos cruzados



 SANTO DOMINGO. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) está de brazos cruzados ante la embestida de los reclamos hechos por grupos sociales, que exigen al gobierno tomar la iniciativa sometiendo a funcionarios corruptos de la presente y pasadas administraciones.

 El expresidente Leonel Fernández, presidente del PLD, ha preferido el silencio y los viajes al exterior antes que referirse al tema de las marchas verdes de enero y del domingo pasado, que hay tenido un rotundo éxito. 

 La dirección del PLD no ha salido en defensa del Gobierno y no ha vuelto a referirse al tema luego de que el pasado 7 de febrero su Comité Político manifestara que el Procurador General de la República “debe insistir, afianzar en las investigaciones y pesquisas hasta dar con resultados pertinentes si se descubre que hubo sobornados por parte de esta compañía constructora (Odebrecht)”. 

Un referendo 

 Para muchos, las actividades de masas coordinadas por el Movimiento Verde, se han convertido en una especie de referendo para que el presidente Danilo Medina y el Ministerio Público abran las puertas para que caigan los implicados en actos de corrupción en el sonado caso de los sobornos y sobrevaluaciones de las obras realizadas por la constructora brasileña Odebrecht. 

 El politólogo Freddy Ángel Castro analiza que la división grupal en el PLD no le permite ejercer una labor de defensa del gobierno ante esta situación de reclamo, protestas y cuestionamiento en la lucha contra la impunidad y la corrupción administrativa. 

 “El PLD está siendo arrastrado por las contradicciones internas donde no puede unificarse alrededor de una defensa del gobierno porque evidentemente el PLD está dividido entre la gente de Leonel y la gente de Danilo”, enfatizó. 

www.diariolibre.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario