domingo, 12 de marzo de 2017

Detenida en Florida una lancha rápida con 30 cubanos intentando entrar en Estados Unidos


Era una noticia anunciada. El fin de la política pies secos, pies mojados, eliminada por Barack Obama en enero y que regularizaba a los cubanos que llegaban a EE UU sin visa, no ha terminado con la voluntad migratoria de los isleños. 

Este domingo por la mañana, dos meses después de la eliminación de aquella norma, la Guardia Costera ha interceptado al sur de la Costa de Florida una lancha motora que transportaba clandestinamente a una treintena de cubanos. 

Es el primer grupo grande de inmigrantes de ese país detenido intentando entrar a EE UU por mar desde el cambio migratorio.


De haber llegado a tierra sin ser descubiertos no podrían haberse acogido ya a dicha cláusula normativa que privilegiaba a los cubanos y, como cualquier otro inmigrante, tendrían que haber pedido asilo político o iniciar una nueva vida de indocumentados en un país que con Donald Trump de presidente ha convertido la deportación de inmigrantes sin papeles en una prioridad. 

Pero la situación económica y social en Cuba sigue siendo muy difícil y, pese a que ya no existen para ellos las facilidades que les daba EE UU, sigue habiendo cantidad de cubanos resueltos a emigrar.

Equipada con dos motores fuera borda de 250 caballos, la lancha detenida este domingo estaba entrando al amanecer por Cayo Largo tras salir, se supone, de Cuba en medio de la noche. 

Fueron interceptados a punto de llegar a tierra por un operativo mixto de patrulla costera y marines. Cinco de los pasajeros lograron lanzarse al agua y escabullirse entre los manglares de la zona, donde habitan cocodrilos, pero fueron también arrestados. 

Al menos un detenido ha sido identificado como traficante de migrantes, según declaraciones de las autoridades citadas por el diario Miami Herald.

Hasta la fecha no existen datos de la previsible reducción drástica del número de cubanos que estén intentando entrar sin papeles a EE UU por tierra o mar. 

En los últimos años el aumento de llegadas de isleños fue exponencial, y más aún desde que en 2014 Cuba y EE UU anunciaron su deshielo diplomática, lo que implicaba que la norma pies secos, pies mojados, una medida humanitaria de Washington de cuando La Habana era considerada una enemiga abierta, acabaría eliminándose. 

Ello apuro a mucho cubanos a emigrar antes de que desapareciesen esos beneficios.

En 2016 la migración cubana sin papeles a EE UU tocó una cifra altísima: 56.000 entraron por tierra (ocho veces más en 2007, por ejemplo) y más de 7.000 por mar (más del doble que el año anterior, 2015). 

El 2017 será el año en que la migración cubana tenga que dale una nueva vuelta de tuerca a su ingenio para llegar y vivir, así sea sin documentos, en EE UU.

@elpais

No hay comentarios:

Publicar un comentario