miércoles, 1 de marzo de 2017

En su primer discurso ante el Congreso, Donald Trump defendió su dura política migratoria



El presidente estadounidense, Donald Trump, dio este martes en el Congreso un histórico discurso, defendiendo su dura política migratoria y reiterando su voluntad de llevar adelante una reforma fiscal "histórica" y reemplazar el sistema de salud de su antecesor Barack Obama.

También pidió a los estadounidenses y a los miembros del Congreso que "sueñen a lo grande" y que "abracen esta renovación del espíritu americano" que ha abanderado con su llegada la Casa Blanca.

Presionado por dar claridad de acción a la Casa Blanca tras un caótico primer mes de gobierno, el mandatario empezó su discurso poco después de las 21 horas locales desde el hemiciclo de la Cámara de Representantes del Capitolio, frente a sus ministros, senadores, congresistas y algunos magistrados de la Corte Suprema.




El presidente comenzó su alocución haciendo un llamado a la unidad y condenado los recientes ataques a la comunidad judía y el asesinato de un inmigrante de India.

"Estoy aquí para llevar a ustedes un mensaje de unión y fortaleza, y es un mensaje que viene desde lo más profundo de mi corazón", dijo Trump.

"Nosotros podremos ser una nación dividida políticamente", expresó. "Pero somos una nación que se une para condenar el odio y el mal en todas sus formas".

Luego se mostró optimista sobre el futuro del país, prometiendo "la renovación del espíritu estadounidense".

"Un nuevo optimismo y orgullo está comenzando", manifestó. "Lo que estamos viendo hoy es la renovación del espíritu estadounidense", expresó.

Luego, el mandatario habló de cuáles serán sus políticas en materia económica, con foco en el desarrollo de las infraestructuras.

"Nos hemos gastado trillones de dólares afuera de los Estados Unidos, mientras que nuestra infraestructura en casa está en muy mal estado", dijo Trump, repitiendo palabras que ya había utilizado durante la campaña electoral. También, prometió impulsar la industria local: "Di una directiva para que nuestras tuberías se han fabricadas con acero estadounidense", expresó.

Inmigración y muro fronterizo con México

El presidente de Estados Unidos habló también del tema migratorio, quizás el que más marco estos primeros días de presidencia.

En particular, el mandatario volvió a hablar del muro fronterizo con México, asegurando que su construcción comenzará "pronto", y será "un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas".

"Debemos restaurar la integridad y el imperio de la ley en nuestras fronteras. Por eso, pronto comenzaremos la construcción de un gran muro a lo largo de nuestra frontera sur. Se iniciará antes de lo programado y, una vez terminado, será un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas", dijo Trump. 

"Mientras hablamos, estamos removiendo pandilleros, vendedores de drogas y criminales que amenazan nuestras comunidades y a nuestros niños. Esos tipos se están yendo mientras hablamos aquí esta noche, tal como yo lo había prometido", afirmó el presidente.

También manifestó que hará cumplir las leyes migratorias del país para que aumenten los salarios, ayudar a los desempleados, ahorrar "miles de millones de dólares" y que las comunidades sean más seguras

Según el presidente, su Gobierno "ha respondido a las súplicas del pueblo estadounidense" para que se apliquen las leyes migratorias y de seguridad fronteriza.

Trump defendió el polémico veto migratorio contra 7 países de mayoría musulmana. "No podemos permitir que nuestra nación se vuelva un santuario para los extremistas", dijo el mandatario. Por otra parte, defendió la adopción de un nuevo sistema migratorio basado en méritos.

Economía

Sobre los temas económicos, el presidente criticó la aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA) con México y Canadá y aseguró que está preparando "una reforma tributaria histórica", que bajará la tasa impositiva a las empresas y proporcionará un "alivio fiscal masivo" a la clase media.

"Hemos perdido más de una cuarta parte de nuestros empleos en la industria desde que se aprobó el TLCAN y hemos perdido 60.000 fábricas desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001", aseguró ante la sesión conjunta del Congreso.

Por otra parte el presidente aseguró "un alivio fiscal masivo para la clase media", reiterando una de sus principales promesas de campaña.

Trump pidió al Congreso que apruebe una ley de 1 billón de dólares para inversiones en infraestructura con la que busca crear "millones de nuevos empleos", siguiendo dos principios: "Comprar productos estadounidenses y contratar a estadounidenses".

Reforma sanitaria


Tal como se había anticipado, el presidente Trump prometió reemplazar la reforma sanitaria de su antecesor Barack Obama, conocida popularmente como "Obamacare" y que según el mandatario republicano "está colapsando".

"Hago un llamado al Congreso para revocar y reemplazar el Obamacare", dijo Trump. "Pido reformas que aumenten el acceso, reduzcan los costos y proporcionen mejor atención médica", expresó.

"Obamacare está colapsando. La acción no es una elección: es una necesidad", agregó Trump. "Ordenar a los estadounidenses a comprar seguros de salud aprobados por el gobierno nunca la solución para el país".

Según Trump, bajando de los seguros de salud habrá una cobertura médica más amplia para los estadounidense.

Apoyo a la OTAN y lucha al Estado Islámico

El presidente estadounidense declaró el "fuerte apoyo" de Washington a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), aunque llamó a los países aliados a cumplir sus compromisos financieros.

"Apoyamos fuertemente a la OTAN, una alianza forjada por los lazos de dos guerras mundiales que destronaron el fascismo y una Guerra Fría que derrotó el comunismo. Pero nuestros socios deben cumplir sus obligaciones financieras", dijo Trump.

Al concluir su primer discurso ante la sesión conjunta del Legislativo, Trump aseguró que "el tiempo para los pequeños pensamientos ha terminado" así como el de "las peleas triviales", e instó a los ciudadanos y congresistas a ser "audaces" en sus aspiraciones.

"Sólo necesitamos el coraje para compartir los sueños que llenan nuestros corazones. El valor para expresar las esperanzas que conmocionan nuestras almas. Y la confianza para convertir esas esperanzas y sueños en acción", afirmó el mandatario en la recta final de su intervención.

"De ahora en adelante, Estados Unidos se fortalecerá con nuestras aspiraciones, y no tendrá la carga de nuestros temores. Inspirado en el futuro, no limitado por los fracasos del pasado. Y guiados por nuestra visión, no cegados por nuestras dudas", afirmó.

"Les pido a todos los que estén viendo esta noche -concluyó- que aprovechen este momento y crean en ustedes mismos. Cree en ustedes mismos. Crean en su futuro. Y crean, una vez más, en los Estados Unidos".

@infobae

No hay comentarios:

Publicar un comentario