lunes, 8 de mayo de 2017

Hijos de madres trabajadoras suelen ser adultos más exitosos


Estudios demuestran que ser una madre trabajadora no tiene efectos negativos en los niños, al contrario, puede ser una oportunidad para formar adultos más prósperos

El último domingo de mayo se reserva para exaltar la figura materna. Todos valoramos el rol de las madres en nuestras vidas. Solo cuando se pierde a una madre es que dejamos de ser niños. Y es que la abnegación y el desvelo de una madre hacia sus hijos es único, incondicional e irremplazable. Cada vez las madres van más forzadas en su rol, debido a que en las ultimas décadas se han insertado al sector profesional y productivo de la sociedad, sin desatender el hogar y el cuidado y la formación de los hijos. Sus responsabilidades se han duplicado sin afectar su esencia de mujer y madre.


Por años nos hemos atormentando sintiendo culpa por no poder ser las madres “full time” que quisiéramos. Hoy, diversos estudios demuestran que no es tan negativo para tus hijos que seas una madre que trabaja.



Aquellos hijos cuyas madres fueron trabajadoras tienen más posibilidades de tener trabajo, de ser propietarios de un negocio o de tener posiciones de liderazgo y ganar salarios más altos que los que cuyas madres se quedaron todo el tiempo en casa, según un estudio realizado por Kathleen McGinn y colegas de la escuela de negocios de Harvard. Un artículo publicado en el New York Times también indica que los hijos de madres que trabajan no solo se benefician en el aspecto económico, sino que a la vez adquieren otras ventajas educativas y sociales”, explica la coach Kirssy Lorenzo, entrevistada sobre el tema.



Abunda que las habilidades y destrezas que la madre adquiere en el ambiente laboral, de una manera u otra, lo aplica en el hogar, confirmando esto que las conductas que siguen los padres influyen directamente y trazan pautas para las que van a seguir los hijos en sus propias vidas. La manera en que la madre administra el tiempo y gestiona sus responsabilidades laborales y hogareñas se convierten en modelos a copiar por éstos, tanto para los varones como para las hembras. 



Un dato curioso que estas investigaciones también arrojan, es que los hijos de madres trabajadoras, una vez adultos, suelen preferir casarse con mujeres que trabajan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario