lunes, 6 de febrero de 2017

POR FIN: Buscan regular extracción de ámbar en la cordillera

 Medio Ambiente, con la mediación del programa Cultivando Agua Buena que promueve la Asociación para el Desarrollo, Inc. (Apedi), busca regular la extracción de ámbar en la cordillera Septentrional.

A esta tarea también se ha sumado el Ministerio de Energía y Minas. Para lograrlo implementarán soluciones amigables al ambiente, iniciativas que involucran a los 4,500 mineros que viven directamente de esta actividad en la comunidad La Cumbre, donde nace el arroyo Gurabo. Para revertir los daños que ya ha sufrido esta zona montañosa, donde se registran constantes deslizamientos de tierra, ya se ha logrado controlar el uso de equipos pesados, por que ahora la actividad minera se hace de forma manual. 

Además se ha reforzado la siembra de árboles de caoba y otras especies.
Hasta hace unos meses se dedicaban a extraer y vender el material en bruto, pero el proyecto que desarrollan con las demás instituciones, busca que también puedan procesarla y así obtener mejores beneficios.


Esta comunidad ubicada en el trayecto de la carretera turística Gregorio Luperón, la que comunica a Santiago y Puerto Plata, quedó prácticamente inactiva luego que la broca terminara con las plantaciones de café, su principal renglón económico, por lo que le puso carácter a la extracción del ámbar. 

Aunque en la actualidad ha resurgido la esperanza de volver a convertirse en una zona cafetalera, con la siembra de plantas más resistentes a las enfermedades, están entusiasmados con las propuestas de instalar talleres para procesar las piedras que luego han de convertir en prendas de mayor valor. 

Preocupación de mineros
Sin embargo, Tony Mencía, uno de los mineros, se quejó de la caída de los precios del ámbar, luego que compradores chinos perdieran interés en adquirir esta piedra. 


“La minería para nosotros es una aventura, a veces duramos cinco y seis meses para encontrar el material”, precisó. En tanto que Rafael Díaz, propietario de mina, destacó la importancia de esta labor en esta zona deprimida, y dijo que esto es como una zona franca para los residentes, al tiempo de destacar que “todo con criterio se puede hacer”. 

La comunidad de la Cumbre está entre los municipios de Santiago, Puerto Plata y Tamboril, pero ninguna de sus autoridades son responsables de arreglar los caminos vecinales que se encuentran intransitables, lo que hace difícil su convivencia. 

Díaz dijo que como consecuencia de la situación de precariedad de los mineros y sus parientes, hacen gestiones para que sean inscrito en la seguridad social, ya que no tienen fondos para atender a los accidentados y “en esta actividad se pierden vidas”. 


Medio Ambiente y Energía y Minas


Saúl Abreu, director ejecutivo de Apedi, dijo que esa entidad tiene más de 20 años trabajando en esta zona con un proyecto agroforestal y que desde hace un tiempo orientan al sector minero para que los daños causados en el nacimientos de las aguas sean menores. 


Dijo que además de las medidas de Medio Ambiente, el Ministerio de Energía y Minas creo una resolución que regulará la extracción de ámbar y larimar y que establece que puede ser debidamente procesada y transformada, siempre que cuente con la debida certificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada