viernes, 10 de febrero de 2017

Trump vive solitario en la Casa Blanca




POR JULIE PACE Y JONATHAN LEMIRE
 Associated Press

 Alrededor de las 6:30 de cada tarde, agentes del Servicio Secreto se reúnen en los sombríos pasillos del Ala Oeste para escoltar a Donald Trump a su residencia. 

 Para algunos presidentes, la corta caminata entre la Oficina Oval y la residencia de la Casa Blanca escaleras arriba es un camino hacia la familia y una semblanza de vida normal. Otros han utilizado la imponente residencia para entretenimiento a altas horas de la noche y para llegar a acuerdos con legisladores. 

 Para Trump, la vida en la residencia de la Casa Blanca es hasta este momento una existencia mayormente solitaria. Con su esposa y su hijo menor viviendo en Nueva York, y sus hijos mayores ocupados con sus jóvenes familias, Trump ha pasado sus primeras noches prácticamente solo, atado al mundo exterior sólo por su teléfono y su televisión. 

El drástico cambio de escenario ha dejado al mandatario de 70 años, una conocida criatura de hábitos, un poco a la deriva durante las tardes, según una persona que habló con él recientemente.  

Otra persona que mantiene contacto con el presidente regularmente regular lo describió como alguien que todavía se está adaptando a estos nuevos aposentos y a su agenda un tanto más apretada. Sus asesores dijeron al principio que esperaban que pasara sus tardes en cenas de trabajo, como la agendada el jueves con el donante republicano Sheldon Adelson. 

 Aunque Trump se ha maravillado ante la historia y belleza de su nueva casa, "es no obstante una residencia de gobierno", recalcó Christopher Ruddy, director general de Newsmax y amigo del presidente.

 Media decena de amigos, asesores y asociados del presidente pidieron no ser identificados a condición de ofrecer detalles sobre conversaciones privadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario