jueves, 9 de marzo de 2017

Rodean edificio de Inmigración en NYC por indocumentados que enfrentan deportación



Ravi Ragbir, reconocido activista y defensor de los derechos de los inmigrantes, a través de la organización Nuevo Santuario de Nueva York, se convirtió este jueves en el rostro del dolor y el miedo de ser deportados que enfrentan miles de indocumentados en Nueva York y el resto del país.

El padre de familia, nacido en Trinidad y Tobago, debió acudir al edificio de Inmigración de Federal Plaza, en Manhattan, para conocer su futuro ante una orden de deportación que tiene desde el 2006, y, hasta allí, llegaron cientos de manifestantes, líderes y políticos para declarar su rechazo ante las medidas migratorias que adelanta la administración Trump.

En un acto de protestas, los manifestantes rodearon el edificio federal y por varios minutos caminaron con pancartas y prédicas silenciosas, como muestra de que son pacíficos y que detrás de ellos hay historias muy duras, como la de Edilberto Camero, quien vive en Estados Unidos sin papeles desde que tenía 14 años, y quien a los severos problemas renales que padece, ahora se suma el estrés por la angustia diaria.

“Nos acusan de criminales, de violadores y de gente mala y nos han puesto a vivir con un estrés encima, con miedo y nerviosismo, sin saber cuando nos pueden sacar”, comentó el mexicano de 40 años, al tiempo que advirtió que debido a su estado de salud, si lo envían de regreso a su país, no solo tendría que dejar solos a su esposa y sus dos hijos adolescentes, sino que lo estarían “mandando a la muerte”.

La presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, también se sumó a la marcha y pidió a los indocumentados y a sus defensores que se mantengan en pie de lucha.

“Estamos aquí como latinos, musulmanes, personas LGBTQ, como seres humanos, para decir no nos quedaremos callados ante una administración que busca dividir a comunidades y familias”, dijo la líder política. “No vamos a tolerar la intolerancia y vamos a seguir unidos en resistencia. Esta va a ser una pelea larga”.

Asimismo, el contralor Scott Stringer manifestó su apoyo hacia los indocumentados de la Gran Manzana y reconoció el aporte económico que hacen con su presencia.

“Vamos a segurarnos de que las familias no van a ser divididas y es un momento en que debemos permanecer todos juntos, porque es nuestra obligación apoyar a todos. Cuando vienen por los musulmanes, vienen por los judíos y vienen por los latinos, por todos”, dijo el funcionario.

@eldiariony

No hay comentarios:

Publicar un comentario