miércoles, 21 de junio de 2017

¡Crían cuervas!


Por:José Báez Guerrero 

Los anunciantes que mantienen ciertos medios necesitan preguntarse seriamente si sus marcas y productos merecen estar asociados al ejercicio de un periodismo deleznable que sin su apoyo sería imposible o precario.

El morbo vende, indudablemente.

Negarles apoyo significa un riesgo como ante mafiosos o chantajistas. Pero empresarios y publicistas poseen hoy una inmensidad de medios tan diversa, que difícilmente pueda justificarse ética y moralmente ayudar a engordar monstruos que corroen las bases de nuestra sociedad.

Los anunciantes que mantienen ciertos medios necesitan preguntarse seriamente si sus marcas y productos merecen estar asociados al ejercicio de un periodismo deleznable que sin su apoyo sería imposible o precario.

El morbo vende, indudablemente.

Negarles apoyo significa un riesgo como ante mafiosos o chantajistas. Pero empresarios y publicistas poseen hoy una inmensidad de medios tan diversa, que difícilmente pueda justificarse ética y moralmente ayudar a engordar monstruos que corroen las bases de nuestra sociedad.

Muchos de los escándalos de corrupción y otras lacras sociales están íntimamente relacionados a la impunidad, pero quedar sin castigo no se refiere sólo a ilícitos penales o vagabunderías administrativas públicas o privadas.

Impunidad es también dedicarse al ejercicio irresponsable y vergonzoso del peor periodismo, que concita alta popularidad igual que la lucha libre o ciertos espectáculos artísticos, pero cuyo fondo deforma la conciencia social.

En vez de castigarse, algo que toca a quienes asignan la publicidad que alienta esos endriagos, el fenómeno de audiencia obra el milagro de su impunidad. Publicistas y empresarios deben meditarlo.

josebaezguerrero@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario